Sin categorizar

Bolas Chinas. Todo lo que no sabías

17-04-2022

Bolas Chinas. Todo lo que no sabías.

 

¿Qué pasaría si te digo que tus relaciones y tus orgasmos pueden mejorar e incluso conseguir que dure mucho más? ¡Y solo tienes que hacer unos ejercicios súper simples! No te preocupes que nosotros te desvelamos el secreto.

¿Para qué sirven los ejercicios Kegel?

Si tuviésemos que dar una respuesta rápida y efectiva diríamos que son ejercicios para fortalecer tu suelo pélvico. Pero hay mucho más detrás de eso y aquí te lo vamos a descubrir.

  1. Prevenir pérdidas de orina
  2. Aumentar la lubricación natural
  3. Mejorar y suavizar los síntomas de la menopausia
  4. Mejorar la calidad y el tiempo de nuestros orgasmos
  5. Incrementar el deseo sexual
  6. Mejorar el placer en nuestras relaciones

¿Cómo te has quedado? Hay mucho más de lo que creías, ¿verdad? Pues para conseguir todo esto lo único que hay que realizar es un simple ejercicio. Y no, no te vamos a mandar al gimnasio a levantar pesas o a la calle a correr. Es todo mucho más simple que eso.

¿Qué es el suelo pélvico?

Pero antes, ¿qué tal si averiguamos qué es el suelo pélvico y cuáles son sus músculos? El suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos que se encuentran en la parte interior abdominal y sostiene todos los órganos pélvicos como son la vejiga, la uretra, el útero, la vagina y el recto.

Ahora que sabemos qué es y dónde se ubica la pregunta es: ¿cómo puedo mover esos músculos de forma consciente? Pues el movimiento es muy simple. La próxima vez que vayas al baño contrae la zona hasta que se corte el pis. Ahí lo tienes, ese es el movimiento. Importante que esto lo hagas únicamente para averiguar cuál es el movimiento y dónde se encuentra el suelo pélvico, pero no más. No es sano cortar el pipí.

Una vez que ya sabes el movimiento toca experimentar un poco: contrae un segundo y relaja un segundo, contrae dos segundos y relaja dos segundos. Luego podrás incorporar contracciones más largas: contrae tres segundos y relaja seis segundos.

Estos ejercicios debes hacerlo en una postura en la que te sientas cómoda y debes mantener una respiración normal y relajada.

Lo ideal es que estas contracciones se hagan diez veces, tres veces al día y mínimo por 8 semanas. Será entonces cuando los cambios se harán mucho más notables.

Además, tenemos la mejor herramienta para estos ejercicios: las bolas chinas o bolas Kegel.

¿Cómo funcionan las bolas chinas?

Dicha herramienta posee dentro una o más bolitas internas que pesan un poco y golpean con el movimiento. Gracias a ellas el ejercicio será incluso más eficaz y fácil. ¿Quieres saber por qué? Una vez introducidas las bolas podrás hacer los ejercicios o simplemente caminar. Con el movimiento el golpe que hace la pequeña pesa dentro de la bola chocará con las paredes del suelo pélvico y este se contraerá de forma involuntaria. Sí, has leído bien. Gracias a estas pequeñas el ejercicio lo harás incluso sin darte cuenta.

Existen diferentes bolas Kegel con diferentes pesos. Lo ideal es que tengas varios pesos y vayas subiendo a medida que te vas sintiendo más cómoda con ellos. Pero paciencia, este no es un ejercicio de querer ir rápido sino de hacerlo bien, como ya hemos visto anteriormente los beneficios son muchos.

Introducirlas es tan sencillo como ponerse un tampón, aunque es recomendable utilizar algún lubricante con base de agua que te permita no sentir nada de dolor. Hay muchas formas diferentes para que encuentres la tuya, recuerda que este no es un ejercicio que sea doloroso.

Por si todo esto te parece poco aquí te damos un dato extra que seguro te terminará de convencer: gracias a estas contracciones ganarás control sobre las mismas y podrás a tu pareja cuando estén manteniendo relaciones sexuales. Con esto él sentirá todo el espacio mucho más estrecho y tú te sentirás mucho más llena.

¿A qué estás esperando para trabajar tu suelo pélvico?

Leave a Reply

Your email address will not be published.