Inicio " Fetiche / BDSM " Collar y correa

Mostrando 1–12 de 60 resultados

Un collar y una correa son accesorios BDSM que se utilizan para simbolizar la propiedad y el control en una relación BDSM. El collar se lleva alrededor del cuello de la pareja sumisa y a menudo se utiliza como forma de identificación, indicando que son propiedad de la pareja dominante.

Los collares pueden estar hechos de distintos materiales, como cuero, metal o incluso tela. Pueden ser sencillos y discretos o elaborados y ornamentados, según las preferencias de cada uno.

Además del collar, puede atarse una correa, lo que permite a la pareja dominante llevar a la pareja sumisa por el collar. Esto puede ser una forma de control físico y puede crear un sentimiento de sumisión y obediencia en la pareja sumisa.

Los collares y las correas se utilizan a menudo en los juegos BDSM como una forma de intercambio de poder, en la que un miembro de la pareja es dominante y el otro es sumiso. El collar sirve como símbolo de la sumisión del sumiso y del control de la pareja dominante. También puede utilizarse para establecer y reforzar los límites y las expectativas dentro de la relación BDSM.

Aunque los collares y las correas pueden ser una forma divertida y excitante de explorar el BDSM, es importante utilizarlos de forma segura y con consentimiento. Es esencial establecer límites claros y tener una palabra de seguridad para detener la actividad si es necesario. Además, es importante asegurarse de que el collar no esté demasiado apretado y no cause ningún daño o lesión a la pareja sumisa.

En conclusión, un collar y una correa son accesorios BDSM que se utilizan para simbolizar la propiedad y el control en una relación BDSM. El collar se lleva alrededor del cuello de la pareja sumisa y puede atarse a una correa para el control físico. A menudo se utilizan como una forma de intercambio de poder y pueden establecer y reforzar los límites dentro de la relación BDSM. Es importante utilizar los collares y las correas de forma segura y con consentimiento, estableciendo límites claros y asegurándose de que no causan daños ni lesiones.